MARRUECOS EN 5 DÍAS

DÍA 0: Nos vamos a Marruecos! 

23 de Marzo 2014: BCN-CMN

Aprovechando que mi compi de viajes tenía vacaciones y que yo no tenía nada importante en la universidad decidimos coger un vuelo para ir 5 días a Marruecos.

La compañía con la que volamos fue Air Arabia Maroc y el billete salió por unos 90€ cada uno.

El vuelo salía a las 01:25 del lunes 24/03, así que aproximadamente a las 23.30 estábamos en el aeropuerto del Prat para hacer el check-in. Gracias a una buena amiga ya nos tenían preparadas las tarjetas de embarque así que no tuvimos que esperar ni 2 minutos en cuanto llegamos nos las entregaron y nos fuimos a esperar en la que creíamos era la puerta por la que íbamos a embarcar.

Cuando faltaban apenas 10 minutos para que se cerrasen las puertas de nuestro avión nos dimos cuenta de que estábamos en la puerta de embarque equivocada ya que después de 2 horas esperando allí no había aparecido nadie, así que nos decidimos a preguntar. Uno de los empleados del aeropuerto nos dijo que estábamos donde no era y que nos diésemos prisa porque sino íbamos a perder el avión. Así que empezamos a correr como locos por el aeropuerto hasta llegar a la puerta correcta donde nos dijeron que éramos los últimos pasajeros y que si hubiésemos tardado 5 minutos más nos tenían que dejar.  Bueno todo quedó en unas risas y ya por fin estábamos en el avión con destino Casablanca!

El vuelo duró algo menos de 2 horas y se pasó bastante rápido, llegamos a Casablanca alrededor de las 02.30am.  En un primer momento nuestra intención era dormir en el aeropuerto y coger un tren a las 6 de la mañana que nos llevase hasta el centro de Casablanca pero al llegar al aeropuerto nuestros planes se vieron abajo ya que el frío que hacía era horrible, así que decidimos coger un taxi que nos llevase hasta la ciudad. (Recomiendo que si alguien hace esto tenga ya planificado el cómo y dónde va a dormir para evitar gastarse más dinero del necesario).  Negociamos el precio con un taxista que había fuera del aeropuerto, era obvio que nos iban a cobrar bastante dinero y así fue 250 Dírham (algo más de 20€).

DSC_0086

DSC_0087

Cuando llegamos al centro de Casablanca le pedimos al taxista que nos llevase a un hotel que fuese barato, pero se ve que lo de barato no lo entendió demasiado bien y nos llevó  a uno que costaba 60€ la noche, nos negamos en rotundo, así que nos llevó a otro que era algo más barato 20€ por persona no tuvimos más remedio que quedarnos allí. El hotel se llamaba hotel Volubilis, situado justo al lado de un puticlub así que imaginad la noche que pasamos!

DÍA 1: VISITANDO CASABLANCA

24 de Marzo 2014: Ciudad de  Casablanca

Después de dormir unas 5 o 6 horas nos levantamos para bajar a tomar el desayuno (habitualmente en los hoteles de Marruecos el desayuno está incluido en el precio). El desayuno era un buffet compuesto de olivas negras y verdes, algunos dulces, panecitos, te y leche. Me sorprendió bastante que comiesen olivas para desayunar pero cada país tiene sus costumbres aun así yo me decanté por los dulces y él te, él te riquísimo por cierto, tomé cada día porque me encanta pero él te que sirven allí tiene un sabor increíblemente bueno.

IMG_5819 DSC_0102 DSC_0093

Al terminar de desayunar, como buenamente pude le pregunté a la chica de recepción como podía llegar hasta la estación Casa Voyageurs, que es la estación de Casablanca y donde teníamos que comprarnos los billetes para esa misma tarde irnos a Marrakech. Andamos durante unos 30 minutos por la ciudad de Casablanca, hasta llegar a la estación. Esta ciudad tiene un desorden muy ordenado, la forma que tienen de conducir es muy distinta a la que se tiene aquí ya que si nosotros condujésemos así creo que la ciudad ardería. No entendía muy bien el por qué pero los semáforos no tenían validez alguna, cuando estaba en rojo los coches pasaban y cuando estaba en verde también, David como es un poco temerario cruzaba cuando le venía en gana pero yo como soy un poco más miedica me tenía que asegurar al 100×100 de que no iba a morir atropellada. Estuvimos andando bastante rato para intentar llegar a la Mezquita de Hassan II, aunque finalmente tuvimos que coger un taxi (20 Dírham) ya que el sol nos estaba empezando a quemar y todavía quedaban más de 45 minutos a pie desde donde nos encontrábamos.

DSC_0129

La Mezquita de Hassan II o Mosquée Hassan II es la segunda mezquita más grande del mundo después de la Meca, tiene una torre de 200m desde donde proyectan un láser que puede ser visto a varios kilómetros de distancia, el exterior de la mezquita cuenta con aproximadamente treinta mil metros cuadrados y puede llegar a albergar a 90.000 personas. Es increíble ver este lugar, desprende una esencia muy especial además está situada al lado del mar y eso para mí gusto le da un toque más especial si cabe. Todo está en silencio y la gente se tumba o se sienta a disfrutar del hermoso paisaje que ofrece este lugar. Nos dijeron que los extranjeros no pueden entrar así que no hicimos ni la intención y nos limitamos a observar los patios y la mezquita desde fuera. La verdad que me fascinó este lugar me pareció increíble la infraestructura del lugar y lo bonito que era aquel sitio.

DSC_0168 DSC_0139 DSC_0146

Esa tarde fuimos a una teteria que me gustó muchísimo llamada Brasilie. En Marruecos es común que las sillas estén mirando a la calle para así ver pasar a la gente mientras estas tomando algo y lo más habitual es ver todas las terrazas llenas de hombres tomando te. David como no es muy fanático del te tomó chocolate caliente, que tampoco es como el típico chocolate caliente que tomamos nosotros sino más bien una mezcla de leche con algo parecido a cola-cao. Yo me tomé un té de menta buenísimo. (15 dírham). Y mientras tanto nos relajamos viendo la vida pasar observando los  carros arrastrados por burros, motos, coches y muchísima gente yendo y viniendo.

IMG_5847 IMG_5852 DSC_0118

Cuando llegamos a Marrakech una hora más tarde de los previsto nos estaba esperando Mohamed, el conductor de la empresa Ando-Travel con la cual habíamos reservado la excursión para ir al desierto de Zagora. La empresa se ofreció a venir a recogernos gratis así que le dijimos que estaríamos encantados de que nos recogiesen. Mohamed fue muy amable con nosotros y nos llevó hasta el Ryad Laarouss, que era el Ryad donde íbamos a dormir las siguientes dos noches.

IMG_5870

Este sitio era perfecto como de cuento, desde fuera parecía que fuese muy pequeño pero una vez dentro era grandísimo, tenía una piscina, un gimnasio, varias terrazas donde tomar el sol, me gustó mucho!  Eso sí, cuando fui a pagar el supuesto chico de recepción marcó un precio en dírhams que la verdad yo no entendí de donde salía aquella cantidad así que decidí no pagarle, al día siguiente me entere de que ese chico únicamente se dedicaba a abrir la puerta a los turistas y no trabaja realmente en el hotel. Aviso! Hay que estar con mil ojos para que no te engañen, aun así nos la colaron más veces de las que me hubiese gustado.

IMG_5863

DÍA 2: MARRAKECH 

25 de Marzo 2014: Conociendo el Zoco

Cuando llevábamos apenas 3 horas durmiendo me desperté de un salto, sin saber que era lo que estaba pasando. Empecé a oír gritos y megáfonos sonando sin entender que era lo que estaba sucediendo. Cuando conseguí ubicarme entendí que era la llamada a la oración cosa que no había oído nunca antes, duró unos 30 minutos hasta que de nuevo todo se volvió a quedar en calma y pude seguir durmiendo durante algunas horas más.
Al salir del Ryad como buenos guiris llevábamos un mapa que nos acaban de dar en la recepción del hotel para poder ubicarnos dentro de la Medina, (La ciudad se divide en 2 la parte de dentro de la muralla y la parte de dentro de la muralla o Medina). Como iba diciendo intentamos ubicarnos mirando el mapa hasta que llegó un señor muy amable, o eso pensamos, y nos dijo que no siguiéramos por ahí que la calle estaba cerrada. Es muy típico que te digan que las calles están cerradas para llevarte a donde ellos quieren, pero nosotros como tontos caímos y le seguimos hasta que finalmente nos dimos cuenta de que  lo que quería era vendernos unas pasminas en la tienda de su amigo.

DSC_0199

Cuando conseguimos escabullirnos, empezamos a caminar por el zoco un lugar impresionante donde puedes encontrar, el zoco de lana, del cuero, de las babuchas, carne, ropa… todo lo que se pueda imaginar. En el zoco las calles son muy estrechas y circulan tanto motos, carros con burros, bicicletas, personas… todo se concentra en una misma zona.  Me fascinó el gran número de personas que había vendiendo y comprando artículos en un mismo lugar. En ese lugar se mezclan, olores que me encantaban como por ejemplo el del cuero, u otros bastante más pestilentes como el de la carne de cordero colgada allí mismo.

DSC_0195

DSC_0204 DSC_0239

 Después un buen rato andando, llegamos hasta la Plaza Grande o La Plaza Djemaa el Fna donde había una aglomeración de personas importante. Aquí podías ver carros de caballo en los que podías montar y te daban un paseo por la ciudad, encantadores de serpientes, gente que llevaba monos para hacerse fotos con los turistas, mujeres que hacían tatuajes de henna, donde nuevamente me estafaron, pacté un precio con la señora por hacerme un tatuaje henna pero una vez le dí el dinero la señora no me devolvió el cambio y cuando intentaba comunicarme con ella hacia como que no me comprendía..  este lugar tiene algo que no se bien como describir por el día es un mundo y por la noche se convierte en otro completamente distinto, es realmente increíble.


DSC_0229
DSC_0230

DSC_0277

Comimos en un bar llamado 7 Saints, donde probamos el cous-cous David normal y yo sin carne (141 Dírham). La verdad que estaba un poco “asustada” con lo de si me vería en algún momento obligada a comer carne pero no fue así, tienen muchas recetas hechas sin ningún tipo de carne y buenísimas! Mientras comíamos contemplamos la plaza viendo la gran cantidad de personas que había allí y lo mucho que disfrutaba la gente paseando por aquel precioso lugar.

DSC_0264 IMG_5875 DSC_0249

DÍA 3: CAMINO A ZAGORA 

26 de Marzo 2014: Camino a Zagora

A las 6.20 de la mañana nos levantamos para prepararnos ya que a las 7 venían a recogernos los de la agencia Ando Travel (la empresa con la cual contratamos la excursión para ir al desierto). Hice la reserva  a través de la página Hostelsclub, por 680 Dírham por persona, la excursión incluía transporte, subir en dromedario durante aproximadamente una hora, cena y desayuno ofrecido por el poblado bereber y alojamiento en una jaima típica bereber (similar a una tienda de campaña grande).

Desde Marrakech a Zagora teníamos unos 360km, lo que equivalía a 7 horas en autobús.

No sé si era mejor o peor pero cada hora aproximadamente nos hacían bajar del autobús para visitar algún poblado, o simplemente para parar a tomar algo.  Nos llevaron a visitar un pueblo llamado Ksar Aït Ben Haddou, el cual estaba divido en la parte nueva y la parte vieja. Por lo que nos contó el guía durante el invierno la parte vieja quedaba aislada a causada de la subida del agua del río, hasta que hace poco construyeron un puente financiado por la Unesco como parte del Patrimonio Mundial para  que la gente pudiese pasar y no permanecer allí durante todo el invierno. También nos comentó que básicamente este pueblo vivía del turismo y de las películas que rodaban allí, una de ellas fue Gladiator.

DSC_0351

DSC_0336 DSC_0333 DSC_0328 DSC_0314

Después de comer el viaje continuo durante un buen rato y aproximadamente a las 6 de la tarde llegamos al desierto de Zagora donde nos esperaban los bereberes con los dromedarios. Algo que me impacto muchísimo fue que al bajar del autobús había un grupo de niños de entre 6 a 8 años pidiéndonos comida y dinero, David les dio las galletas que habíamos comprado pero los niños seguían pidiéndonos a todos los turistas que les diésemos algo… A mí se me encogió el corazón porque no sabía qué hacer, y de pronto vi como los hombres del poblado hicieron la intención de lanzarles piedras, me dio una pena terrible pero tengo que decir que mi sensación fue que esos niños no estaban allí por voluntad propia sino que alguien les indica a qué hora llegan los turistas para ir a pedir… fue un momento bastante duro.

De otro lado, los bereberes nos ayudaron a montar en el dromedario (digo dromedario porque nos dijeron que lo eran porque yo pensé en todo momento que eran camellos, no los distingo la verdad). Para mi este momento fue el mejor del viaje, ir subida en el dromedario viendo la puesta de sol en el desierto, fue algo que nunca antes había visto y fue realmente precioso! En este preciso instante sentí la magia de aquel lugar tan especial, ese lugar te cautiva y enamora, es único.

DSC_0406 GOPR0253

Fue una hora de trayecto más o menos hasta que llegamos al campamento, allí dejamos nuestras cosas en la jaima y nos preparamos para cenar. Nos sirvieron primero él te, y más tarde nos sirvieron una sopa picante llamada harira muy típica en la época de Ramadan junto con tajine hecho de patatas, guisantes, zanahoria… buenísimo! De postre como es típico unas naranjas y dátiles.

DSC_0447 GOPR0272

Al terminar de cenar nos sentamos todo el grupo de turistas a ver como los bereberes tocaban el tambor, cantaban y bailaban, fue muy divertido pero la gente pronto se marchó a la cama y nos quedamos David y yo sin saber muy bien que hacer… Así que decidimos ir a tumbarnos en una de las dunas para contemplar las estrellas y fue  en aquel preciso instante cuando sentí que somos insignificantes bajo el universo, ver las estrellas brillar con tanta fuerza estando tumbada sobre la fina arena del desierto mientras la brisa caliente me rozaba la cara era una sensación inigualable y me di cuenta de que no hay nada más importante que vivir cada segundo de nuestra vida al máximo ya que jamás va a haber un momento idéntico a otro y debemos aprovechar cada uno de los días que tenemos y coger todo lo bueno que nos ofrece la vida. Así que únicamente me deje llevar por aquella sensación hasta que la magia del desierto me sedujo por completo.

DSC_0464  DSC_0488


DÍA 4: DE REGRESO A MARRAKECH 

27 de Marzo 2014: Regreso a Marrakech

A las 6:30 nos despertaron para ver salir el sol mientras desayunábamos junto a los dromedarios… Para mí otro de los grandes momentos del viaje y como dicen que una imagen vale más que mil palabras os dejo esta para que vosotros mismos podáis sacar las conclusiones.

DSC_0501

Al poco preparamos todas nuestras cosas y era hora de subir en los dromedarios para regresar, fue un paseo muy agradable se respiraba tranquilidad por todas partes y no había nada que pudiese estropear aquel momento tan mágico donde sólo estabas tú el dromedario, la arena y el sol naciendo.  Aun así me parecía increíble como habían personas que pudiesen vivir en unas condiciones tan extremas, es más le pedí  a uno de los hombres bereber que escribiese algo en el diario y después de varios días por fin alguien me lo tradujo y he podido saber qué es lo que pone y dice así:

“Yo vivo en el Sahara te pido ayudar a la gente porque están necesitados. Que les ayudes porque la vida aquí sigue igual y nosotros debajo del viento, el frío y el calor… y esta es la vida en el Sahara”

Sin título

Obviamente yo en el aquel momento no sabía que era lo que me habían escrito en el diario pero a día de hoy lo sé y siento que realmente debe ser mucho más duro de lo que podemos imaginar. Cuando sentí aquel calor abrasador en mi piel y vi o tal vez no vi nada alrededor no podía dar crédito de la manera en que viven o sobreviven allí porque hay que tener mucho coraje para vivir en un lugar como el desierto.

El viaje debía continuar y nuestro autobús estaba ya esperándonos para comenzar con la vuelta a Marrakech. Sinceramente creo que jamás lo había pasado tan mal en un viaje, fueron 7 horas de curvas  y adelantamiento suicidas por parte del conductor donde yo pensaba que ese sería mi último aliento. Finalmente conseguí dormirme para evitar seguir insultando mentalmente al conductor y a toda su familia. Sobre las 16:30 de la tarde llegamos a Marrakech, y nos dejaron a todo el grupo en Plaza Grande. David y yo nos pusimos en marcha para buscar un hotel barato donde poder dormir cerca de la Plaza, encontramos uno llamado Salam por 100 Dírham, la habitación era súper normal  más bien tirando a cutre pero tampoco necesitábamos mucho más. Así que después de quitarnos toda la arena que traíamos del desierto nos fuimos de nuevo a pasear por el zoco para comprar algunos recuerdos y disfrutar del espectáculo que ofrecía aquel lugar, eso sí! Tengo que decir que la gente se hace un poco pesada porque intentan venderte todo lo que pueden y más, y hubo momentos que me agobie porque no te dejan apenas respiran y cuesta poder pasear de forma relajada.

DSC_0243 DSC_0252 DSC_0282

DÍA 5: DE VUELTA A CASA 

28 de Marzo 2014: Marrakech- Casablanca- Barcelona

Era el último día en Marruecos y era hora de volver a casa. A las 8:30 nos levantamos para preparar las mochilas y comenzar con el viaje de vuelta hasta Casablanca para poder coger el avión que nos llevaría a Barcelona.

Para llegar a la estación de Marrakech cogimos un taxi (20 Dírham) era posible ir a pie pero estaba lloviendo así que decidimos que mejor iríamos en un taxi. Mientras esperábamos el tren para ir a Casablanca fuimos al bar que había enfrente de la estación llamado Le Grand Café, donde nos sirvieron un desayuno con cereales, chocolate caliente, zumo de naranja y leche (25 Dírham), a mí me gustó mucho el sitio, era un lugar muy agradable y tranquilo.

IMG_5919 DSC_0518

A las 19:30 cogimos el avión a Barcelona, con la sensación de haber estado en Marruecos mucho más tiempo del que habíamos estado realmente, ya que en tal sólo 5 días recorrimos más de 1.000 km.  Fue una experiencia muy intensa y aunque para mí el choque cultural fue muy duro y me hizo enfadarme más de una vez, tengo que reconocer que Marruecos tiene una esencia única.

DSC_0372


Si te ha gustado el post y quieres seguir de cerca las futuras publicaciones, puedes hacerlo a través de la página de Facebook, con un click en “Me gusta” en el siguiente enlace.

https://www.facebook.com/Buscando-el-Meridiano-248798308627869/?ref=hl

Deja Huella! ¿Visitaste MARRUECOS y quieres darnos tu opinión? No lo dudes y déjanos un comentario!

Un saludo!


OTROS POST RELACIONADOS: 

MEZQUITA HASSAN II

DSC_0168La mezquita de Hassan II o Mosquée Hassan II ubicada en la ciudad de Casablanca, fue terminada en 1993. Esta fue construida por orden del rey marroquí Hassan II quien quería que la ciudad de Casablanca tuviese un monumento impresionante a la vez que simbólico para la religión musulmana. Seguir leyendo. 

CONSEJOS MARRUECOS

marruecos perfecto

  • No dejes que te engañen cuando te digan que te acompañan a visitar una parte de la ciudad, a no ser que realmente sea un guía y tu le hayas contratado. (Habitualmente quieren llevarte a la tienda de un amigo para que compres).
  • Las calles NUNCA están cerradas, te lo dirán para enredarte y de nuevo llevarte a comprar en alguna tienda de un amigo. Seguir leyendo. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s